viernes, diciembre 29, 2006

En busca de lo mejor: Sobre la Catedral de Córdoba que algunos pretenden compartir.


image

Un breve artículo para pedir que apliquemos sencillamente el sentido común. ¿Hemos pedido los cristianos que se comparta Santa Sofía? Pero sí hemos pedido que se nos deje reedificar nuestros templos en los países donde convivimos en minoría con el Islam.

Y es que no es inocente la petición de los musulmanes para compartir la Catedral de Córdoba para utilizarla como mezquita. Porque esa petición tiene toda la señal de una mala intención.

Si se quiere rezar a Dios, a un Dios Amor, hay que buscar lo que nos une, no los que pueda causarnos división. Ellos, por conquista, arrebataron la fe a la tierra andaluza y sembraron de mártires aquel territorio y, quizá por eso, el cristianismo llegó a esas tierras aunque de modo militar. En aquella época religión y reino estaban unidos. Y la reconquista supuso la reintroducción, en el mismo espacio de culto donde estuvo la Iglesia cristiana una nueva Iglesia Catedral respetando la estructura de la mezquita.

Lo mismo hicieron los musulmanes, pero en una conquista religiosa, con la Catedral de Santa Sofía, en Constantinopla. Cayó y cayó la libertad religiosa.

Pero es que mientras que en Occidente la religión goza de libertad, para construir una iglesia en los países que se dicen religiosos, y son islámicos, ¡no hay libertad!, para convertirse al cristianismo ¡no hay libertad! y para reconstuir una Iglesia ¡hay trabas que lo hacen casi imposible!

Por eso, cuando se dice que se quiere compartir, y se calla lo que no se deja compartir y lo que no se deja vivir, podemos decir, sencillamente que sólo se quiere "presionar", señalar al intolerante porque no nos deja compartir su casa y desviar la atención del maleante que no nos deja, en Arabia Saudí, y en otros países donde es mayoría el Islam ¡construir nuestra propia casa!

Seamos claros, y digamos las cosas por su nombre. La mala intención desenmascarada. Y la libertad para que construyan sus templos la tienen asegurada en España, mientras no la tenemos los cristianos en los países donde la "tiranía teocrática islámica" es ley.

Pidamos sinceridad y respeto a nuestra libertad.

frid

miércoles, diciembre 27, 2006

En busca de lo mejor: Diferentes modos de celebrar las Navidades. No hay ni color.

image

Reflexiones sobre los distintos modos de celebrar estas fiestas Navideñas. Me quedo con la Navidad cristiana. No hay ni color.

No hay ni color:

Entre celebrar la venida del Niño Dios a la tierra y celebrar la venida de un gordo borracho y que viaja en pijama en un trineo hay diferencia.

Bien les vendría a los nórdicos volver al bueno de San Nicolás y dejar de lado al gordo Papá Noel.


Pero otros celebran el solsticio de invierno, como si eso fuese algo bueno. Para los no creyentes el paso de la vida debería llenarles de desesperación. Un año más que pasa es un año menos de su desintegrable vida. Pierden un año y no tendrán más. Se acercan irremisiblemente a su aniquilamiento.


¿Acaso celebra un condenado a muerte el paso de los días que le quedan para ser ahorcado? Pues no.



Vacío navideño es el vacío de Dios. Y es que sólo tienen sentido las fiestas cuando la noticia es grande y la esperanza es segura.


Celebra un cristiano el cumpleaños sin tapujos porque se acerca a la meta de su vida, el estar con el Niño Dios que nació en Navidad. Vuelve a su verdadera patria. Por eso celebra el fin del año, porque el tiempo de la venida de Dios se acerca. Es el "Veni, Iesu, veni" que decimos jubilosos.


Pero el pagano, celebraba las "orgías y los bacanales", exaltación superlativa de la "litrona" unida al culto orgiástico de Venus, con todo lo que eso significaba, incluyendo todo tipo de desenfrenos e infidelidades. Exaltaban la pasión descontrolada.


Y los fenicios celebraban esas mismas orgías con sacrificios humanos incluidos, además de niños. Manifestación pública y sin engaños de lo que pudiera ser hoy el aborto (asesinato oculto).
Esas son las fiestas paganas, para que comparemos ambas.


No tiene color. Elijo las fiestas cristianas.


En las fiestas cristianas los hijos conviven y llenan de ternura a sus padres y hermanos, los padres se desviven por hijos y nietos. El centro del hogar es Jesús, el modelo la Sagrada Familia y el fruto: el amor verdadero.


Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad.

frid

jueves, diciembre 21, 2006

Los ojos del alma; una visión de la conciencia moral


Reflexionando sobre el interés de eliminar de la vida de los hombres los conceptos de bien y mal, o lo que es equivalente, la referencia de una valoración objetiva del obrar humano, me he topado de golpe con los ojos del alma, ojos que quieren algunos cegar.


De modo natural nos surge el obrar el bien, y además con el bien se siente incluso un placer, un sentirse a gusto, encontrarse bien. Es como el ejercicio del atleta cuando corre, salta o practica el deporte para el que está especialmente cualificado. Es agradable hacer aquello que uno hace bien, aquello para lo que se tienen cualidades.

Por eso el obrar el bien moral lleva aparejado, salvo experiencias místicas o situaciones de agotamiento, dos reacciones: ese sentirse bien con uno mismo y, en el fondo, con el Creador; y una mayor facilidad para obrar el bien. El ejercicio hace el hábito, pero el hábito requiere una cualidad previa que desarrollar. No engorda el aire sino el pollo al pasar a gallo.

Sin embargo, desde que el hombre recuerda y la Biblia le hace recordar, junto a esa connaturalidad para el bien, se encuentra la inclinación a arrancar la manzana con lo que eso significa. Por un bien inmediato que se acaba y que vuelve a dar hambre, se abandona la visión de lo bueno para entrar en el ámbito de lo apetecible. La miopía del alma no ve ya a lo lejos sino de cerca, las letras de delante de sus ojos y sin gafas puede que tarde en darse cuenta de su error.

Las alertas del error, la llamada imperiosa para acudir al oculista, es una sensación de malestar, una inquietud del alma, un escozor en los ojos de la conciencia.

Pero si alguien, por un momento, arrancase esos ojos, el hombre quedaría a ciegas, la guía debería ser externa; los criterios del bien o mal obrar vendrían de un ámbito en el que él pusiese su confianza: el consenso podría ser una solución, pero si el consenso es de ciegos, de personas sin conciencia, el barco, sin rumbo, no llegaría a ningún puerto.

Pero el problema de los guías ciegos, los que se están empeñando en arrancarnos los ojos del alma es que saben que están ciegos y se empeñan en ser nuestros guías y mentores del camino de la felicidad; son ciegos con malicia porque dicen "que ven" y se equiparan a los guías ciegos contemporáneos a Jesucristo, fariseos que basaban el bien en la apariencia y no en el ser bueno.

Y esos aparentan no sólo el bien, que definen por consenso, sino la felicidad que no es ya la paz interior sino la sensación de ser admirado por ser un triunfador.

Esos guías curiosamente ciegos y cegadores de la conciencia, necesitan ojos que los miren y aplaudan porque es el único premio que proponen a su obrar según la moda o el consenso: la fama humana. Y además logran que les admiren porque hacen aberraciones contra natura, porque son "auténticos" siendo auténticamente infieles a su mujer o viviendo la relación humana sin compromiso, porque triunfan ejerciendo el dominio sobre los demás hombres.

Estos guías ciegos a los que ya no se ve con los ojos del alma sino con el mirar animal, son respetados lo mismo que el "rey de la manada", mientras detenten el poder. Por eso mismo suelen ejercer poderes totalitarios o populistas, suelen ser expertos en la demagogia y en el engaño, suelen manipular las palabras para arropar sus mentiras.

Ante tanta cortina opaca, lo mejor es ir a una cura de ojos, acudir a quien pueda dar colirio a los ojos del alma: mirar en el interior y ver qué es lo que la hace mejor: veremos que son las obras en las que hace el bien, las que suponen el ejercicio del atleta, de las virtudes; que son la búsqueda de consejo en personas con prestigio moral y santidad de vida; que son la ayuda de Dios y de los santos.

Y eso último es evidente, porque el Creador tiene la medicina para su criatura, el verdadero colirio del alma: la vida de la gracia, la contrición y el perdón. No en vano derramó buen colirio de sangre en la cruz por tí y por mí.

Pero es que además, al ver dentro del alma, el hombre ve dos cosas: su condición de criatura y las leyes de funcionamiento que Dios le ha puesto para su propia felicidad. Esos límites son su nave espacial para ir hacia las estrellas; sin ellos no podría mas que dar saltitos estilo sapo pretencioso mientras la cigüeña curiosa se acerca con su pico abierto para llevarselo como alimento de sus crías.

Vale la pena cuidar los ojos del alma, tratar la miopía, evitar la ceguera y elegir guías con buena vista, que no estén ciegos.

viernes, diciembre 15, 2006

La culminación del "progreso" es la construcción del "super-hombre".

El hombre moderno ha comprobado el poder del "derecho" que él ha creado. Ha descargado en las leyes la conciencia moral, el bien o el mal cambiando sutílmente el contenido de sus definiciones.

Hoy en día el bien no está definido por la acomodación del obrar al ser; sino en lo que está permitido por la ley; el mal no es lo que daña al ser sino lo que está prohibido. Radicales de esa postura sostienen sin sonrojarse que "si la ley ordena que yo mate a un inocente, debo hacerlo, eso es lo bueno; más bien ya no es tal inocente, porque la ley lo ha declarado culpable". Pero ¿si no ha hecho nada? Daría igual lo que ha hecho o lo que sea ese ser: "el embrión, el feto, es por ley un agresor a su madre si ella no lo desea; el cristiano podría ser un agresor por mostrar con su vida un sistema ético que violenta mis sentimientos".

Pero ese sistema se dice que es un sistema que ha progresado en la conquista de la libertad; se ha liberado de la conciencia de mal, y ha convertido al Parlamento en el nuevo "Dios" que salva. Si cumples mi ley, si me eres obediente y dócil, serás ensalzado por la voluntad colectiva, si bien no evitarás que mañana se pudra tu cuerpo; pero estarás vivo en la conciencia colectiva.


Desde ese avance de las libertades se está dando la paradoja de que el hombre puede ya alienarse, de un modo absoluto, puede, ejerciendo su libertad, decir que le maten, aceptar ¿por qué no? la exclavitud de por vida, admitir el cambio de sexo también de por vida. Pero, curiosamente no puede adoptar, por violentar su libertad, otro tipo de compromiso de por vida como el contraer matrimonio o entregarse al servicio de Dios. Ya no es preciso para matar a un ser humano, en el "progreso de su libertad" mas que lo pida; y, en algunos casos, que sean sus familiares los que lo hagan porque está temporalmente o definitivamente incapacitado para elegir; ese sería el caso de los dementes, los niños sin uso de razón, los niños en el seno de la madre y los enfermos en coma.

Pero se ha progresado en "libertad"; podemos hacer más cosas, pero no podemos hacer otras. Esas personas que deciden libremente su muerte no tienen vuelta atrás; y los que son matados porque lo deciden otro son valorados menos íncluso que los animales, seres que sin uso de razón, empiezan a adquirir derechos en los países occidentales.

La culminación de ese progreso en "libertad" ha llegado al subordinar al hombre a la "ciencia"; el progreso exige que experimentemos, en bien del hombre colectivo, con el hombre individual real, con el de carne y hueso. La ley española de investigación biomédica es un claro ejemplo de esa situación. El servicio a la humanidad exige sacrificios y además es por encontrar un nuevo tipo de hombre más duradero, menos susceptible a las enfermedades, y -especialmente deseado- sin la debilidad que significa la conciencia de pecado, todo unido con algo contradictorio: más inteligente ¿y sin conciencia de bien o de mal?

Pero ese superhombre, curiosamente servido por los "hombrecillos del hoy", sin existir siquiera, nos ha convertido en objetos y piezas del proceso de fabricación.

El mundo es hoy un inmenso taller dirigido por los "iluminados progresistas"; un taller donde el hombre es sólo o un objeto de recambio (por eso se ensaya y manipula con embriones humanos, para encontrar esas piezas; se matan vidas para "salvar vidas"; hay vidas más valiosas que otras); piezas del proceso de fabricación o elementos "inteligentes" de la cadena productiva mientras la vida activa sea rentable o mientras estemos en el partido adecuado; o, y son la mayoría, piezas desechables (y digo que son la mayoría porque desde el ecologismo socialista ya se anuncia que al menos sobra la mitad de la población del planeta para que sea sostenible). Y, somos incluso, la pieza del deseo: objetos de lujo; niños traídos a la tierra por encargo con un control de calidad que no se para en consideraciones éticas y desecha sin problemas los "elementos con algunas taras o algunas características no deseadas".

La única fuerza moral contra este "iluminismo progresista" que no es otra cosa que la "implantación de la cultura de la muerte" o un nuevo modo de ofrecer sacrificios humanos a Balaam, a los dioses tótemes fenicios de la más profunda raiz mistérica europea, está en la verdadera cultura de la vida.

Y, curiosamente, el único que tiene valor moral para defender la vida en todos sus estados, para defender al hombre con su conciencia individual y su valor irrepetible, es el cristianismo; y más en concreto, el ejemplo de esa lucha titánica de la vida contra la muerte fue Juan Pablo II cuando decía que el "ser humano era el único querido por Dios por sí mismo", que es irrepetible; también lo es Benedicto XVI cuando apela a la "razón" para encontrar la verdad del hombre; y lo fue su fundador, Jesucristo, que murío, siendo Dios, por cada persona concreta, para redimirla y que alcanzara la vida eterna. Pero Jesús dijo "convertíos"; la liberación del hombre pasa por la conciencia moral.

El superhombre inexistente está hoy esclavizando al hombre existente. El mensaje de un pensador cristiano podría ser: tú eres irrepetible, por tí DIos se hizo hombre, tu vida tiene todo el valor de la Sangre de Cristo, no permitas que te eliminen ni que eliminen al indefenso.

Y nos llama el "superhombre" intransigentes porque teniendo ante nuestros ojos la vida y la muerte para elegir, ¡hemos elegido la vida!

frid

Acción pública de los católicos, una obligación ineludible en nuestro tiempo.


Ayer tuve la ocasión maravillosa de disertar con un grupo de profesionales del derecho, personas jóvenes todos ellos, sobre la acción pública de los católicos, mostrando que hoy es una necesidad ineludible.

Se acabaron los tiempos en los que el aire nos daba de cara, en el que la sociedad era cristiana, las costumbres estaban impregnadas del cristianismo, y la cultura impregnada del humanismo cristiano se manifestaba de modo natural y sin violencia en la vida social y en las costumbres.

El mundo occidental se ha "liberado", ha buscado un nuevo paradigma de acción, y ha vuelto a resucitar viejos fantasmas creadores de meta-realidades; es decir de programas elaborados por la voluntad de unos pocos que se intentan imponer como nuevos modelos del orden social.

Esa situación no es nueva. El mundo occidenteal ha sufrido ya los frutos amargos de la arquitectura social, de esos mundos de diseño pero de un modo bélico y combativo. Por una parte el subjetivismo individualista, en de la voluntad de poder nietziano que negando a Dios y exaltando al hombre, propició que uno, el duce, el fürer, provenientes de planteamientos socialistas, se encontrara cómodamenta asentado en la construcción de un mundo de poder en el que esa voluntad soberana manejaba, como un cuerpo único a toda la sociedad. El cuerpo único era la raza, un grupo diferenciado con un único sentir y pensar, que pasó a dominar el mundo. Su sistema social no fracasó, económicamente iba bien, simplemente fue derrotado por las armas.

Por otra parte el materialismo colectivista también hizo sus mundos de diseño; sin Dios y sin creer en el hombre individual, descansaron su fuerza en la "humanidad", que estaba representada en el Partido único; si bien dentro del partido la voluntad y el pensamiento colectivo tenía un líder indiscutible, un portavoz único e indiscutible resultado de una lucha inmisericorde por el poder y por el control del partido. Ese sistema ganó la guerra mundial y sembró Europa de mártires y millones de muertos callados miserablemente por la "progresía europea", que con su silencio se hizo culpable de tamaño genocidio como nunca se ha conocido en Europa. Sin embargo, ese sistema fracasó socialmente. El paraíso que se esperaba conseguir no llegaba, y se sacrificaba al hombre real de un modo contínuo y sistemático en aras a la hipotética humanidad feliz.

La estrategia del mal ha cambiado. De alguna manera ha sintetizado ambas posturas pero eliminado "inicialmente" el procedimiento belicista. Su orientación materialista ha elegido un nuevo paradigma: la construcción de una sociedad sin conciencia de pecado, donde sea el Parlamento el que sustituya la conciencia individual del hombre o la conciencia colectiva de la humanidad. El hombre vuelve a intentar una construcción de sí mismo pero diluyendo el hecho en un Parlamento soberano. El bien y el mal, lo que es el ámbito de la libertad, lo que el individuo debe pensar, se establece por el consenso colectivo; pero un consenso colectivo elaborado en un sistema de partidos donde las luchas individualistas por ser el Líder y pensador único siguen en pié; y, por tanto, se ha vuelto a generar, sobre todo en el mundo latino otro tipo de "duce", en este caso el presidente del partido populista correspondiente: Chávez, Morales, Rodríguez Zapatero son tres clarísimos ejemplos.

Este nuevo líder presenta las características típicas de Hitler pre-bélico; él es el Partido, o mejor dicho la voluntad y el pensamiento del Partido; el Partido es el órgano de Gobierno y por tanto el nervio, la red arterial y los huesos del nuevo cuerpo colectivo; y los ciudadanos que no son el Partido son la masa amorfa que se ha de educar, dirigir o manipular. Un nuevo modelo social materialista y ateo se ha construído con apariencia de legalidad al mantener todavía las estructuras políticas que los auparon al poder. En España Europa es un freno; pero en los países americanos el freno no existe y se gobierna manifiestamente contra todo modo de pensamiento y organización que pueda ser alternativa a ese sistema liberticida.

Sin embargo, Europa misma no es un refugio de la libertad; el subjetivismo individualista ha llevado a países como Holanda a convertirse en paraísos de la muerte. Un sistema legal holandés, pero en mayor o menor grado, europeo, donde la categoría de la persona no es una realidad pacíficamente poseída, sino una condición que se obtiene por la ley. De ahí que los embriones (seres humanos en el seno de la madre); los niños nacidos con ciertas deformaciones (en algún país europeo); ciertos discapacitados; enfermos con una enfermedad grave y dolorosa; ancianos y otras personas que no gozan de la salud deseada o la protección del deseo de los padres o familiares, puedan estar perdiendo la categoría de personas, sean desprotegidos por la ley y, en ese terreno no ético pero legal, sea permitido su eliminación.

Este panorama es un avance ideológico del sistema de muerte al que deriva la visión individualista o colectivista atea; ese es el sistema que se intenta implantar en España con la "Educación para la ciudadanía", diciendo que es Educación para la convivencia; ese es el sistema en el que desde una deformación de la libertad convertida en "hacer lo que me apetece"; exaltada en el modelo de "todo es igualmente válido"; se pasa a eliminar al que no tiene voz (el niño en el seno materno); a implantar como ética la ética de la voluntad de poder en vez de la ética de la razón de bien; y se acaba descargando esa libertad en la moda implantada por la mayoría; "ahora se siente de este modo"; "todo el mundo lo hace"; esquemas de conducta no basados en la razón de lo bueno sino en la razón del sentimiento, de la moda o del deseo.

Curiosamente con sólo una frase de Benedicto XVI se tiene el arma para desmontar tanta mentira: "Dios es razonable"; es decir, busquemos la verdad y el bien que están delante de nuestros ojos y seremos realmente pacíficos, tolerantes, amables, respetuosos con los demás y con la vida, y -además- veremos que justamente creer en ese Dios es la garantía de paz que nuestra civilización ansía.

miércoles, diciembre 13, 2006

Jornada sobre la violencia en la escuela, organizada en Zaragoza por el grupo popular de Las Cortes de Aragón.

Por su interés traigo a este blog, más de reflexión que de información, el contenido de las magníficas ponencias de las dos Anas populares, Ana Grande y Ana Pastor, desgranando el modelo educativo actual, mostrando sus fallos y proponiendo las soluciones necesarias para el cambio.

Clave evidente por sí sola: la solución pasa por respetar la libertad de elegir de los padres, que son los que mejor saben lo mejor para sus hijos; y fomentar la educación en valores. Se trata de que los hijos sean mejores, no que sean "más poderosos". No se trata de formar "dictadores en el mundo de la violencia", sino de formar "personas en el mundo de la convivencia".
El lunes 11 de diciembre tuvo lugar una jornada organizada por el partido popular para analizar la situación de la escuela y el problema de la violencia escolar.

Intervinieron Ana Grande, diputada autonómica de Aragón, y Ana Pastor, que fue ministra de Educación en el gobierno de José María Aznar.


Ana Grande introdujo a la ex-ministra con un análisis de la violencia en las aulas en la sociedad aragonesa:

Dio algunos datos sobre la violencia en las aulas aragonesas: En tres meses ha habido un creciente número de casos de violencia escolar llegando a 2 por semana de noviembre, además del acto vandálico en el Colegio Condes de Aragón.

Es una actitud totalmente de desprecio a los profesores, alumnos y familias la resolución de Eva Almunia obligando a readmitir a unos alumnos violentos como los que hicieron el vandalismo en el Colegio Cortes de Aragón. Esa resolución parece encaminada a minar la autoridad de los profesores, hacer que en ese Colegio se haga fijo un núcleo de inestabilidad y de violencia, además de mostrar un posible sectarismo en la resolución.

Otros datos: el 6 % de los profesores han sido agredidos; El 12% tiene miedo entrar en clase; más del 45 % siente trastornos debidos al estrés; 18 docentes recurrieron al defensor del profesor; en definitiva: las leyes socialistas de Educación han convertido la profesión de docente como una profesión de alto riesgo.

El modelo docente actual, modelo socialista, ha generado la falta de autoridad de los profesores y la indefensión de padres y alumnos pacíficos. La LOE no facilita la autoridad del profesor. Los “Novillos legales” son una verdadera insensatez .

Hay que resolver los problemas derivados de la falta del conocimiento de la lengua y de la marginalidad en la situación de muchos inmigrantes. En contrapartida no hay medidas adecuadas asumidas por el gobierno aragonés.

El gobierno aragonés acusa a la prensa de alarmista y al Partido Popular de agorero, porque describen un problema real. Hay 2 expedientes por mal comportamiento de alumnos por día en Aragón. 2692 expulsiones de 2 a 3 a tres días. Ahora son mas de 3800.

Es importante que el Gobierno aragonés no esconda la realidad, lo que va mal hay que saberlo. El silencio y la ocultación son estrategias para avanzar en un modelo de desintegración familiar ideológicamente sostenido desde el socialismo radical actual.

La consejera lleva elaborando desde hace mas de un año un plan de convivencia un plan que consta de 2 hojas.


A continuación habló Ana Pastor, agradeciendo a la ONCE la cesión del local y mostrando las bases de una adecuada política en materia educativa:

La Educación es el elemento mas importante para garantizar la libertad y el bien de las personas. Es el legado mas importante de los padres para preparar a la vida.

En ella se logran los objetivos fundamentales como el desarrollo íntegro de la persona, la transmisión de los valores y de la cultura. Es lo más importante que tenemos que hacer: preparar a los hombres y mujeres del mañana.

Al sistema educativo actual le falta coherencia y eficacia (que los niños terminen los estudios).

Algunos datos de la sociedad española: 30 % de fracaso escolar. El modelo de educación por osmosis (modelo Rubalcaba) es un fracaso: sin fomentar el esfuerzo no se logra que el alumno avance y supere metas preparándose para la vida.

Estamos inmersos en un modelo de inntervencionismo social de un grado superlativo. La preocupación del Gobierno llega a extremos como el tamaño de una hamburguesa y, como nos descuidemos, tendremos un inspector todos los días en casa para certificar qué es lo que damos de desayuno a nuestros hijos antes de ir a la escuela.

La Constitución defiende la libertad de los padres de elegir los colegios, publico o privado: el partido popular busca que los criterios de elección de centro primen la voluntad de los padres y no los modelos planificadores estatalitas. Si se demanda enseñanza privada hay que ofrecerla, conjuntamente a una enseñanza pública de calidad.

Hemos aprendido el sentido común de nuestros padres y de los maestros. Hay muchos socialistas que no quieren que haya contenidos comunes vendidos al nacionalismo. Y también una gran mayoría de ciudadanos que pide que en el Colegio se enseñe a sus hijos los valores que ellos tienen. El sentido común es básico para prepararse a la convivencia, como la diferencia de modelos buenos o malos de comportamiento. Lo que está bien estará siempre bien: los chicos han de salir, primero buenos. Mentir, golpear, robar, violentar a otro, nunca serán modelos aceptables; y eso está primando con el modelo actual en el que la violencia en el aula es un aura de prestigio entre los alumnos; porque el único valor que prima en la filosofía socialista es el del poder de la fuerza.



Hay acoso escolar (suicidios de niños, padres agredidos, actos de indisciplina, vandalismo). Esa es la realidad. Ahora hay que diagnosticar y poner remedios porque repercute en padres, profesores, y alumnos, es decir, en toda la sociedad española.

Esto muestra que el modelo del relativismo “hago lo que me da la gana”, es un modelo caduco, inservible para educar, para evitar el acoso escolar, y para formar una sociedad de convivencia.

Hay que hacer que el alumno destaque por lo bueno: valores intelectuales, deportivos, manuales, o personales. Y siempre destacar porque el alumno es una buena persona. Lo material no lo arregla todo.

El sindicato AMPE ha tenido necesidad de crear la figura del defensor del profesor.

Aragón está convirtiéndose en el anti-modelo, saliendo con frecuencia en el telediario por problemas de violencia en las aulas. Y eso requiere solución inmediata. Pero es un problema nacional. El 33 % de los profesores tienen el síndrome del profesor quemado.

El sindicato de Catedráticos ANCABA ha hecho un informe contra los “novillos” escolares. Por supuesto que el gobierno no le ha escuchado.

El partido popular busca fomentar conductas que faciliten la convivencia. Ha elaborado un documento firmado en la Rioja incluyendo una propuesta de ley contra la violencia en las aulas, una propuesta resultante de escuchar a padres, profesores y alumnos. Incluye una tabla de Derechos y deberes de los padres; el Teléfono de apoyo para profesores y alumnos ; aumento de las Tutorías de alumnos; suprimir por ley la legalización de los novillos escolares.. la redacción de Guías para la formación en la convivencia; medidas para fomentar la autoridad del Profesor y medidas de apoyo para lograrlo; que se oriente la formación a que el niño aprenda realmente a convivir y que sepa más y mejor; preparando personas preparadas para la vida global; el segundo idioma en la enseñanza como propone Esperanza Aquirre en Madrid es un ejemplo; se busca el respaldo jurídico al profesor y la formación continuada, incluyendo la formación para resolver y gestionar conflictos; se incluye el derecho de los padres para ausentarse del puesto de trabajo cuando les llamen en el colegio para una tutoría; además de las Campañas de sensibilización de la sociedad (educar en valores); y crear grupos de expertos para asesorar e los políticos con seriedad; además los libros de texto tendrán contenido comunes en las CC.AA. donde gobiernen los populares. La Educación para la ciudadanía hablará de derechos humanos; se promoverá la libertad de elegir el centro escolar por parte de los padres. Se instaurará una verdadera Carrera docente que incluya dinero y reconocimiento social de la importancia del profesor; se fomentará el segundo idioma. Se incidirá en la difícil tarea de generar una verdadera formación profesional que habilite a los chavales para los trabajos que demanda la sociedad.

Pero todo esto son medidas basadas en analizar la situación, hacer el adecuado diagnóstico y proponer la adecuada sanación al enfermo, en este caso al sistema de enseñanza. Que, en contra del modelo socialista, requiere educar en valores, en virtudes humanas, en comportamientos de verdadera convivencia y, sobre todo, en respetar la voluntad de los padres.

Educar es la tarea más importante de los padres con los hijos, el Estado puede ayudar pero nunca sustituir, y menos aún suplantarlos. Hay que defender el derecho a elegir, algo de vital importancia en una sociedad de libertad.

El modelo intervensionista no es compatible con el modelo democrático en el que creemos la mayoría de los españoles.

martes, diciembre 05, 2006

Documento: Resumen de la Instrucción Pastoral de la Conferencia Episcopal Española sobre Orientaciones morales ante la situación actual de España


INSTRUCCIÓN PASTORAL DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA. Madrid, 20-24 de noviembre de 2006.

Orientaciones morales ante
la situación actual de España

(Resumen)

Madrid, 24 de noviembre de 2006

INDICE

Introducción

I.- Una situación nueva fuerte oleada de laicismo
A. La reconciliación, amenazada
B. La difusión de la mentalidad laicista
C. Sobre las causas de la situación

II.- Responsabilidad de la Iglesia y de los cristianos
A. Superar la desesperanza, el enfrentamiento y el sometimiento
B. Anunciar el gran "sí" de Dios a la Humanidad en Jesucristo

III.- Discernimiento y orientaciones morales
A. Desde una identidad católica vigorosa
B. Caridad social, para el fortalecimiento de la vida pública
a. La Iglesia y la sociedad civil
b. Algunas cuestiones que dilucidar
1. Democracia y moral
2. El servicio al bien común
3. Mejorar la democracia
4. Respeto y promoción de la libertad religiosa
5. El terrorismo
6. Los nacionalismos y sus exigencias morales
7. El ejercicio de la caridad

Conclusión


RESUMEN

La Instrucción Pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España es un documento con el que los Obispos ofrecen su aportación al discernimiento que hoy es necesario hacer, en unos momentos de especial complejidad. El texto pretende favorecer la comunión eclesial y animar a los católicos a participar activamente en la vida pública, al tiempo que quiere ayudar a todos a descubrir las implicaciones morales de la situación actual, con la convicción de que ello es un requisito indispensable para una sana vida democrática.

La Instrucción consta de tres capítulos, precedidos por una introducción y culminados con una conclusión, en los que se describe la situación actual y se analizan sus causas; se realiza una llamada a superar la desesperanza, el enfrentamiento y el sometimiento, así como a anunciar el gran sí de Dios a la Humanidad en Jesucristo; y se propone un reforzamiento de la identidad católica para llevar a cabo cualquier acción en la sociedad y se anima explícitamente a los católicos a vivir la caridad social para el fortalecimiento moral de la vida pública.

Capítulo I. Una situación nueva: fuerte oleada de laicismo

El documento destaca en este capítulo dos datos relevantes en la historia reciente de España, uno positivo y otro negativo: el advenimiento de la democracia y el desarrollo alarmante del laicismo.

Primeramente, elogia los grandes valores morales que, sobre el trasfondo espiritual de la reconciliación, hicieron posible la Constitución de 1978, que ha propiciado treinta años de estabilidad y prosperidad, y subraya el importante papel que la Iglesia y los católicos españoles jugaron en el establecimiento de la democracia. A continuación, llama la atención sobre el peligro que supone dilapidar los bienes alcanzados y reabrir viejas heridas con una utilización de la “memoria histórica” guiada por una mentalidad selectiva.

Por otro lado, la Instrucción Pastoral recalca que para interpretar y valorar las nuevas circunstancias, es necesario tener en cuenta el desarrollo del laicismo en nuestra sociedad, invadida por un modo de vida en el que la referencia a Dios es considerada como algo negativo. De la mano del magisterio de Benedicto XVI, el documento critica el relativismo moral que, paradójicamente, pretende engrandecer al hombre, colocándolo en el centro de todo y termina por reducirlo a un mero fruto del azar, impersonal, efímero y, en definitiva, irracional.

El laicismo radical y excluyente, impulsado por algunos sectores, está en la base de algunas legislaciones, promovidas recientemente en España, que deterioran gravemente el bien común de una sociedad, formada en buena parte por católicos. El texto expresa el deseo de los Obispos de que se pueda ir encontrando poco a poco el ordenamiento justo para que todos podamos vivir de acuerdo con nuestras convicciones sin que nadie pretenda imponer a nadie sus puntos de vista por procedimientos desleales e injustos.

En el documento, los obispos realizan un ejercicio de autocrítica y señalan que también la falta de clarividencia y de vida santa entre los católicos han contribuido al oscurecimiento de la fe y al desarrollo de la indiferencia y del agnosticismo teórico y práctico en nuestra sociedad.

Capítulo II. Responsabilidad de la Iglesia y de los católicos

Los obispos alertan de que, en las circunstancias actuales, hay que evitar el riesgo de adoptar soluciones equivocadas que, a pesar de sus aparentes claridades, en realidad, se basan en fundamentos falsos, no cristianos.

Algunas de esas tentaciones son la desesperanza, especialmente acuciante en un contexto se hace patente la pérdida de influencia por parte de los católicos, pero que carece de sentido en una Iglesia que no pone nunca su esperanza ni encuentra su apoyo en ninguna institución temporal, sino en Jesucristo, su único Señor; el enfrentamiento, que lleve a no caer en la cuenta de que las diferencias no tienen por qué degenerar en conflictos; y el sometimiento, que ceda a la tentación de diluir la propia identidad e incluso renunciar a ella para acomodarse al contexto social. Por el contrario, como dijo Benedicto XVI en Verona, en estos momentos los católicos seguimos teniendo la gran misión de ofrecer a nuestros hermanos el gran “sí” que en Jesucristo Dios dice al hombre y a su vida, a la amor humano, a nuestra libertad y a nuestra inteligencia.

Capítulo III. Discernimiento y orientaciones morales.

Los Obispos señalan que cualquier tarea que los católicos quieran emprender en esta situación ha de realizarse desde una identidad católica vigorosa que incluye formación en la fe, anunciar el evangelio del matrimonio y de la familia, y cuidar la Eucaristía dominical. Asimismo apuntan que es necesario estimular a los católicos para vivir la caridad social y fortalecer así moralmente vida pública. En este sentido se desgranan en este capítulo las siguientes cuestiones: democracia y moral, donde se explica que la democracia y los procedimientos democráticos no son la última referencia moral de los ciudadanos, y se ayuda a descubrir que los fundamentos prepolíticos de la democracia radican en la verdad del ser humano; el servicio al bien común, como fundamento de valor y de la excelencia de la vida pública; la mejora de la democracia, donde se señala que es absolutamente necesario respetar el recto funcionamiento de las instituciones, especialmente la autonomía del poder judicial y la libertad de los jueces; el respeto y protección de la libertad religiosa, donde se recoge que un Estado laico, verdaderamente democrático, es aquel que valora la libertad religiosa como un elemento fundamental del bien común, digno de respeto y protección; el terrorismo, intrínsecamente perverso, del todo incompatible con una visión moral de la vida, justa y razonable.

En este punto se afirma que es objetivamente ilícita cualquier colaboración con los terroristas, con los que los apoyan, encubren o respaldan, y que una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político legítimo de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político. Las víctimas del terrorismo ocupan un lugar destacado en este epígrafe. Los Obispos les expresan su afecto, respeto y solidaridad, extensibles a sus familiares, amigos y personas que han sufrido directa o indirectamente el terrorismo; respecto a los nacionalismos y sus exigencias morales, se aporta una palabra sosegada y serena que ayude a orientarse en la valoración moral de los nacionalismos en la situación concreta de España. La Iglesia reconoce la legitimidad de las posiciones nacionalistas, siempre que, como todo proyecto político justo, se justifiquen en referencia al bien común de toda la población directa o indirectamente afectada. La unidad histórica y cultural de España puede ser manifestada y administrada de muy diferentes maneras. En esta cuestión la Iglesia se limita a recomendar a todos que piensen y actúen con la máxima responsabilidad y rectitud, respetando la verdad de los hechos y de la historia, considerando los bienes de la unidad y de la convivencia de siglos y guiándose por criterios de solidaridad y respeto hacia el bien de los demás; el capítulo termina con el apartado dedicado al ejercicio de la caridad que refleja cómo la Iglesia tiene que ser y aparecer, vivir y actuar, como una verdadera comunidad de amor; un amor, vivido y practicado con generosidad y eficacia, especialmente en aquellos casos de urgencia como pueden ser, en la actualidad, el fenómeno de la inmigración, los que no tienen trabajo, los que están solos, o las mujeres víctimas de la violencia doméstica, entre otros.

La Instrucción Pastoral concluye expresando la voluntad de todos los católicos de vivir en la sociedad desde el respeto y libertad para poder proponer libremente la manera propia de ver las cosas y desde ahí poder colaborar sinceramente en el enriquecimiento espiritual de la sociedad.

Ver texto íntegro: Pulsar aquí.

domingo, noviembre 19, 2006

Una secuencia de nombres. Un camino hacia la muerte.


Aragón Liberal
image

Una reflexión de un "café liberal" de desayuno, ofrecida a los lectores para que la difundan en la defensa de la vida.

Una secuencia de nombres. Un camino hacia la muerte.

Actualmente, y tiene su fundamento en la asignatura de la "Educación contra la ciudadanía", se ha dividido la vida de un ser humano en:

pre-embrión, embrión embrión implantado, feto, bebé, nene, niño, pre-adolescente, adolescente, jóven, hombre maduro, pre-anciano, anciano y post-anciano.

Evidentemente están descatalogados como humanos los pre-embriones, por ley, para poder matarlos y manipularlos. Si bien no vamos a dejar en evidencia la arbitrariedad de esa medida cuyo objeto es decir que sólo hay aborto si si mata un embrión implatado.

Lógicamente, admitido el término de post-anciano, podrían también matarlos y manipularlos con tal que la ley los desproteja y elimine su categoría de personas en caso de que tengan graves deformaciones, enfermedades y ya no sean viables.

Faltan categorías intermedias entre bebé sano y bebé con malformaciones. niño sano y niño enfermo, hombre sano y hombre con una enfermedad incurable... para llegar a distinguir entre ser humano sano y ser humano con una enfermedad con la que no vale la pena que viva. Un criterio de calidad o de "denominación de origen" que permita desechar a los individuos de la especie humana que no cumplan los criterios definidos por una ley de estos "progresistas".

Alguien me dirá que estoy escribiendo monstruosidades. Yo le diré que, ciertamente, estoy "describiendo monstruosidades" que otros dicen y que, en algún caso, ya han legislado.

Que alguien pare este carro.

frid

19 de noviembre. Día mundial del recuerdo de las víctimas del tráfico

imageAragón liberal

Hoy clebramos el día mundial de las víctimas del tráfico. Todos estamos de acuerdo en ello y en evitar esos accidentes. Que, por cierto, son una infima parte si pensamos en los abortos, que al menos 30 veces más numerosos. ¿Cuando los conmemoraremos?

19 de noviembre. Día mundial del recuerdo de las víctimas del tráfico.

Una fecha memoriable, en Zaragoza la conmemoramos con un manifiesto al aire, unos globos que se sueltan al cielo y un minuto de silencio para no decir nada. Pero está bien el acto así, en la misma plaza del Pilar, para que cuando acabemos pasemos por la columna de la Virgen y le pidamos por esas víctimas. Y ya habremos hecho algo más positivo que elevar nuestro pensamiento al inmenso vacío que hay sobre nuestras cabezas. Al menos que en ese minuto de silencio o hayamos rezado o habramos sacado un buen propósito: respetar las señales, no beber y no hacer imprudencias como conducir con sueño.

Necesitamos que nos toquen la conciencia para que seamos mejores y busquemos respetar y cuidar la vida, don de Dios, y nuestra única y exclusiva riqueza. Todo lo demás es "ropaje". Y pienso que una víctima de accidente de carretera, en su cómputo, tiene la contrapartida de más de 30 víctimas de accidente en el vientre de la madre. Es una ínfima parte, como para demostrar donde hay más problemas.

Para conmemorar las víctimas del aborto requeriríamos al menos suelta de globos aerostáticos, un discurso de un día completo y treinta minutos de silencio. O mejor, una misa de difuntos ahora que estamos en el mes que los conmemora, aunque como no tuvieron tiempo de hacer ni bien ni mal, quizá no lo necesiten, pero se podría ofrecer por los que propiciaron que no tuvieran ocasión de conducir un vehículo, fumar un cigarrillo o llegar a viejo.

frid

viernes, noviembre 17, 2006

La anorexia, la huelga de hambre y la eutanasia.


La anorexia, la huelga de hambre y la eutanasia.

Un problema visto de modo diferente. En un caso apostamos por salvar la vida, en el otro permitimos que se lleguen a extremos de difícil retorno. Y en el otro ¿eligiremos la muerte?

Con respecto a la anorexia todos somos muy sensibles. La cultura del cuerpo lleva a esos excesos: la delgadez como modelo. Y las pobrecitas se ven gordas incluso cuando se les marcan las costillas. Van irremediablemente al deterioro por consunción. La modelo brasileña ha sido un ejemplo público, pero en los hogares de amigos nuestros hay también dramas en mozas y mozos que son, en todos los aspectos, magníficos e incluso ejemplares. ¿Cómo es posible?

Algo nos falla en las neuronas que nos vemos como no somos. Y la sociedad sabe y siente que eso es una enfermedad. Se busca incluso un modelo público. Y por eso se entiende que nos alarmemos ante modelos y artistas que venden salud y delgadez. Añoramos un poco al Rubens y su estilo, a la "gordita saludable". Porque realmente la belleza está en el interior y también en la redondez moderada.

También reaccionamos cuando alguien se declara en huelga de hambre, salvo que sea un "De Juana" que consume a la callanda sus buenos bocadillos de pan bimbo y jamón serrano. Pero esas personas pasan un momento en el que no hay marcha atrás. Hay que alimentarlas con suero y sacarlas de nuevo adelante. La sociedad no quiere que muera esa persona y se sentiría culpable, a veces sin razón, por los efectos que se quiere provocar. Nos coacciona más o menos diciendo: o me hacéis caso o me muero. Es el chantaje que toca una fibra sensible: la vida, "no queremos dejarle morir".

En ambos casos la vida se defiende como un valor incuestionable. El enfermo es considerado enfermo, el obseso con su huelga como obseso; y se ponen los medios. Incluso se intenta cambiar el modelo de paradigma de la moda, ayudando a que los sentimientos se ordenen según razón, en orden a niñas y niños, jóvenes saludables.

Pero en el caso de la eutanasia, estamos tan ansiosos de decir que sí a "ese sentimiento" que nos olvidamos las razones por las que se pide, muchas veces más débiles incluso que las de los casos anteriores. Una depresión, el sentimiento de soledad o el de ser una carga, o la desesperación, afloran como razones principales de pedir que a uno le maten. Esas razones pueden tenerse con un organismo perfectamente sano. Y si eso pasase se procuraría tratar médicamente al enfermo, se le darían razones para vivir y se le apoyaría con medicamentos. La vida de una persona sana exige que sea defendida.

¿Y por qué no vale eso cuando la persona es mayor o está enferma con una enfermedad incurable? Si partimos del hecho que la vida está abocada a la muerte, el mero vivir es morir un poco, sería también una enfermedad incurable. ¿La falsa compasión no será acaso el miedo propio y el rechazo a la carga que suponen los cuidados al enfermo?

Está comprobado que cuando un enfermo pide que le maten, en la mayor parte de las veces lo que grita es su angustia, la necesidad de que le consuelen o le alivien el dolor. Es un grito de la soledad que requiere compañía y medicina. Normalmente ese episodio se suele repetir más veces pero entre episodio y episodio, el paciente se olvida de su angustia, se alivia del dolor y desea vivir.

Sólo hay unos pocos casos desesperados, que son como la obsesión con respecto a los alimentos del anoréxico o la terquedad del que se empeña en la huelga de hambre. Y esos casos son más bien casos médicos que verdaderas consciencias. Obsesiones que a veces se unen con la presión más o menos consciente de las malas caras de los familiares ante la "carga del enfermo".

En definitiva, la decisión sobre la terminación de la vida debería postponerse minuto a minuto, día a día, hasta que llegue de modo natural. Y, mientras tanto, ayudar al enfermo a encajar esos motivos de angustia: ¿presentarse ante Dios? ¿qué habrá en el más allá? ¿estaré en paz con los míos? ¿qué sentido tiene mi dolor? Quizá encuentre la luz en esa hora de más que no se le truncó artificialmente.

Frid

domingo, noviembre 12, 2006

Clausura del Congreso "El comienzo de la vida: entre el amor humano y la tecnología"


No voy a describir el Congreso en su totalidad, más bien sólo el final del mismo, los comentarios que sirvieron de colofón al Congreso porque muestran la raiz del problema de la manipulación de la vida humana. Dos amenazas: el hombre soberano y la humanidad soberana. En el primer caso estamos ante la exaltación del Yo individual hasta el infinito. Es el non serviam de Satanás en dimensión humana. "Yo soy mi ley". En el segundo caso, se supera en intento individualista satánico, ya no soy yo sino la Humanidad la que impone la ley. Ese es no el acto de soberbia, sino el infierno en la tierra: la implantación del orden que des-humaniza al hombre. Todos somos cosas, pero lo único que lo diferencia de los abismos infernales es que es el "infierno de paso", hasta que con la muerte lo encontremos y digamos: "esta es mi casa, la conocí en la tierra".

Diré sólo que al final, al clausurar las intervenciones, Monseñor Martínez Camino (Portavoz de la Conferencia Episcopal española) dio en la raíz del problema de la manipulación genética de las nuevas leyes de la post-modernidad sobre reproducción asistida e ingeniería biomédica. El hombre se ha constituido como centro del universo, como medida de todas las cosas y ha pasado de definir lo que está bien o mal de la primera ilustración a intentar fabricarlo. El hombre ha recogido el mito del progreso contínuo que tanto desgarró el siglo XX con guerras y tormentos a los hombres y ha confiado el progreso no a la ciencia del conocimiento, ni al proletariado en un mundo materialista, sino a la técnica, al hacer, y más en concreto al hacerse a sí mismo. Y eso está en la raíz de las legislaciones "progresistas". De ahí que el hombre fabrique seres humanos, seres fabricados que pasan a ser objetos que se pueden manipular, transformar, modificar, experimentar con ellos. Porque lo que se engendra es vida por sí misma, pero lo que se fabrica es objeto y se hace por una utilidad.

Ahí parecía que acababa la intervención cuando Monseñor Ureña (Arzobispo de Zaragoza) terminó de dar la puntilla a la locura de un progreso que manipula al hombre al introducir un elemento correctivo. Los progresistas modernos han cedido el ser absoluto no al ser individual sino a la estructura social que fabrican. Antes era el Estado, para Hegel, un Estado absoluto gobernado por un Super-hombre. Ahora el super-hombre es el ser social y su conciencia colectiva se manifiesta en el Parlamento. Es el Parlamento el que define qué es el hombre, la ley, la moral. Y es ese Parlamento, la manifestación de la voluntad colectiva el que pasa a manipular al hombre individual. Ya no sólo fabrica al hombre, pone a todo hombre al servicio del Estado. Todos pasamos a ser objetos.

Por eso la Iglesia es incómoda y perseguida, porque no sólo habla de Dios, del Dios Verdadero, sino porque tiene un mensaje para el mundo, para el hombre. Y ese mensaje se basa en que Dios ama al hombre por sí mismo, le quiere irrepetible. Y ahí radica su libertad, como hijo de Dios, y su igualdad inalienable con todos los demás seres humanos.

Entre los cristianos no hay seres humanos objeto, ni pre-embriones que no sean embriones, ni embriones que no tengan derecho a la vida, ni niños nacidos que no tengan derecho a un padre y una madre.

frid

miércoles, octubre 18, 2006

La vaca que saltaba sobre la luna.

Realismo y subjetivismo. En juego: la poesía.
image

Para soñar, para imaginar que una vaca salte sobre la luna, se requiere una vaca real y una luna real. El problema de nuestros subjetivistas es que niegan la vaca y la luna, y así ¿quién salta?

La vaca que saltaba sobre la luna.



Al puro estilo chestertoniano, hay un artículo sobre la rima de la poesía de Chesterton en el que cita esa balada que se canta a los niños como ejemplo de que la imaginación y la realidad se necesitan. Todos los niños tienen claro lo que es una vaca, gorda y fofa; y también la luna, lejana y fría. Saben a lo que llegan sus saltos y saben que la vaca no puede saltar sobre la luna. Pero la ven con la imaginación y se recrean.



Y este sería el resumen de la tesis de Chesterton en “El hombre que fue jueves”; aunque no adelantaremos acontecimientos. Para ser un gran poeta se requiere estar anclado a la realidad. No hay poesía sin atardeceres. Dios, creador del Universo, nos lleva a miles de imágenes, de paisajes, de rostros, pero todos sometidos a una rutina: el día sigue a la noche, la noche al día. El invierno sigue al otoño, la lluvia a la sequía. Y la variedad de paisajes, la complejidad que admiramos, el sentir y el amar de los humanos, se conjuga con el nacer y el morir que nos rige la vida.



Un poeta mira con sus ojos la realidad y la convierte en realidad soñada o vivida, la transforma en imágenes que son más bellas y sugerentes cuando se refieren a las emociones, pasiones, afectos, virtudes heroicas, vicios mezquinos, e, incluso, aprensiones intelectuales sublimes. El loco, el anárquico de la historia quiere una poesía pura, un mundo sólo de centauros, de no-leyes, de no-vida.



Y es que, incluso, para soñar esos mundos se requiere el alimento del cuerpo, el alimento del alma y papel, con el papel el árbol, con el árbol el sol y la lluvia. Y, detrás de todo, se encuentra el marco del cuadro que nos ata a la vida.



Vallejo Nájera decía que los genios no eran los que no tenían condicionantes, sino los que los superaban o aprovechaban para su obra. El primer condicionante de un cuadro es el marco; el de una obra literaria el lenguaje con el que se escriba.



De ahí que el poeta loco no encuentre un lugar donde apoyarse; mientras que el trovador, el rapsoda, el poeta de romances o el poeta de la vida sueñan con mundos ideales, posibles o imposibles, pero bien sustentados en la rutina de la vida.



Curioso destino: la imaginación es más viva cuando más hunde sus raíces en la tierra. Cuando ella vuela hacia el absurdo, la no convención, los mundos más y más subjetivos, se transforma en un ente tan exclusivo que, como bola opaca, en él mismo encuentra al autor, al lector, al crítico y al editor. Porque lo más exclusivo de mi sentimiento si es humano, es universal y comunicable. Y, cuanto más incomunicable, menos humano.



Frid.

viernes, octubre 13, 2006

El aburrimiento y el divorcio en Chesterton

imageEn el tiempo de Chesterton algunos matrimonios se hacían aburridos; ahora nacen en el aburrimiento. Eso que tienen avanzado en el camino hacia el fracaso. Cambiemos las tendencias.

En el tiempo de Chesterton algunos matrimonios se hacían aburridos; ahora nacen en el aburrimiento.

Dice Chesterton: “lo cierto, sin duda, es que es perfectamente permisible y natural que uno se aburra con cualquier asunto, igual que es permisible y natural que uno se caiga del caballo, o pierda el sendero, o busque la respuesta de un acertijo al final del libro. Pero en ningún caso se trata de un triunfo: como mucho es una derrota. Desde luego no tenemos ningún derecho a deducir de antemano que el fallo radica en el caballo o en el asunto en cuestión. Una prueba de todo ello se puede encontrar, por ejemplo, en la rebeldía contra la familia que demuestran hoy, en casi todo el mundo, los innumerables millones de genios absolutamente excepcionales que renuncian a los vínculos familiares porque la familia no les entiende o les aburre. En algunos casos aislados no hay duda de que tienen razón y en casi todos los demás es posible que la tengan. Pero, en el fondo, a uno le queda la siniestra y profunda convicción de que dichas secesiones se reducirían de pronto a la nada si los secesionistas considerasen por un segundo su aburrimiento como un fallo propio y no de su familia”.

Y es también para mí una profunda convicción que el aburrimiento del que habla Chesterton con el consiguiente fracaso matrimonial, es algo que debería tratarse como una enfermedad, una enfermedad del alma, de un alma incapaz de entregarse, de ilusionarse, de darse generosamente al otro, de renunciar a ser el único protagonista, de soñar sueños imposibles. Hay algo en el divorciado que ha quebrado, algo muy hondo, pero que comenzó ese camino hacia el fracaso, normalmente, por una menudencia.

Por un lado estaba uno que esperaba llegar a casa y descansar, que para eso había trabajado al agotamiento. La mujer, por igual motivo, llega en las mismas condiciones. Los hijos no entienden qué pasa que no les atienden. La comunicación no existe porque el proyecto común se ha ido resquebrajando. El hogar se convierte en una especie de isla desierta donde está la salvación del náufrago, pero es “isla desierta”. No se llega ahí para explorar la isla y construir el vivac, se va sencillamente a sobrevivir hasta el próximo viaje.

No hay poesía porque uno espera todo del otro y no da nada. Y, aunque ceden ambos lo hacen con mala gana. Porque el amor pasional no ha pasado al amor sereno, porque la fidelidad se quiebra con el filtreo, porque, en muchos casos, ambos son cómplices silenciosos de hijos que no vinieron y de los que no pueden hablar.

Y claro, el aburrimiento es el final de un proyecto que nació mezquino.

En los tiempos de Chesterton, normalmente el proyecto comenzaba grande y se hacía pequeño en los fracasos, las pequeñas dejaciones y abandonos. Era la ilusión pero no la acción. Ahora ¿si ya cuando se casan, si se casan, son ya viejos, qué ilusión se extrena?

La salvación del proyecto que nació con aguas pasará muchas veces a través del llanto del arrepentimiento, del recomenzar juntos sabiendo que nunca es tarde para la empresa del amor de verdad, sin añorar lo que por la moda y el capricho se ha perdido y no volverá.

Hoy debemos comenzar a curar matrimonios que nacieron aburridos antes de empezar.

frid

Sobre las sectas y las religiones.

imageAnte una pregunta reciente: ¿el Islam es una secta o una religión? Rápidamente tuve dos visiones. La del humilde y sencillo musulmán que hace sus oraciones mirando a la Meca, que procura ser fiel a su mujer, cumplidor en su trabajo, alegre y amante de sus hijos. Y pensé, ese señor cree en mi mismo Dios, le adora como creador, procura cumplir la ley natural, se hace cada día mejor. Ese hombre tiene una religión.


Pero contemplé las terribles escenas de creyentes quemando iglesias, matando sacerdotes o monjas inocentes, prohibiendo la libertad de culto en sus países, poniéndose en el cuerpo un cinturón de explosivos para sembrar la muerte y lo vi evidente: ese señor pertenece a una secta. No da culto a Dios sino al mismo diablo en el que creían los cananeos con sus sacrificios humanos, cultiva el odio y violenta la razón. Ese pobre hombre se hace cada día peor.


Así pues, concluyo, entre los musulmanes hay dos grupos: uno que sigue una religión y otro que sigue una secta. Esperemos que los primeros triunfen con el arma de la razón, porque la tienen.


Pero seguí mi pregunta. ¿El ateísmo es una religión, una secta o una carencia de religión? Ahí se me hizo difícil encontrar el primer grupo. Si alguien que no cree en Dios se hiciese bueno no lo haría por su increencia, sino exactamente por lo que le queda de creencia: por el respeto al orden natural, por el ejercicio de las virtudes humanas. Estaría obedeciendo, sin saberlo, la ley que Dios puso en su corazón, salvo un pequeño detalle. El primer mandamiento, que es de orden natural, dice. “amarás a Dios con todo tu corazón”.


Es más fácil encontrar en el ateísmo, que es relativamente moderno, una actitud que se puede catalogar como secta: intransigencia al que admite la existencia de Dios, imposición de un modelo de educación, demonización del hombre y del matrimonio, fomento de toda esa retahíla de vicios que también relaciona San Pablo para decir luego que “no alcanzarán la vida eterna”, imposición de leyes que implican violencia a los derechos humanos y definición como derechos lo que es exactamente renuncia a ellos. En definitiva: el seguimiento de esa doctrina, que calificaremos como “ateísmo radical” conduce a la intolerancia, a hacer al hombre peor, a construir una anti-civilización.


Y ahora podemos concluir que la diferencia de secta y religión estriba básicamente en los frutos que produce en el hombre que la sigue. Si te hace peor es claro que es una secta, si te hace odiador del hombre individual aunque ames la genérica humanidad es una secta todavía más peligrosa porque te esclaviza en falsas esperanzas que no podrás comprobar ni en esta vida ni en la otra. Si te hace irracional y negador de la capacidad de conocer el bien y el mal es que ni siquiera admites la enseñanza a la que tuvo que transigir el tentador en el paraíso. “vendió a Adan y a Eva que conocerían lo que estaba bien y mal, al menos les ofreció algo. Ahora nos presentan la manzana del progreso con un nulo resultado: asúmela y no tendrás ninguna guía moral, porque habrá desaparecido la ciencia del bien y del mal, la conciencia no te acusará de ningún pecado.


frid

domingo, octubre 08, 2006

Intr. Teología XIII. La Teología y la Sabiduría.


II.6. La Teología como Sabiduría:

La Sabiduría es la cima de toda ciencia: la ciencia de más alto grado es la que versa sobre Dios, desde la que se encuentran las razones de todas las cosas.

La Superior Sabiduría es la que proviene de la Ciencia de Dios a través de la Revelación del mismo Dios.

Dice el RAE:

sabiduría.



1. f. Grado más alto del conocimiento.

2. f. Conducta prudente en la vida o en los negocios.

3. f. Conocimiento profundo en ciencias, letras o artes.

4. f. noticia ( conocimiento).
~ eterna, o ~ increada.

1. f. El Verbo divino.

Es nuestro caso estamos hablando de la sabiduría del grado más alto, superior a la que se tiene por la luz de la razón y que es capaz de dar luces sobre las razones últimas de todas las cosas y de Dios, su creador. Y ¿qué mayor grado de sabiduría que aquel que viene directamente del Creador a través del Verbo Encarnado?

Intr. Teología XII. Límites de la ciencia teológica.

II.5. Límites de la teología:

Es ciencia imperfecta: la fe y la ciencia teológica se completan con la visión de Dios.

Dice San Pablo: “Ahora vemos como en un espejo, confusamente. Sólo después veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo imperfecto, pero luego conoceré como soy conocido” (I Cor. 13, 12).

Quien se revela es Dios, y en ese sentido el mensaje es perfecto y completo. Quien recibe la revelación es una criatura, aunque elevada a la vida de la gracia, que es imperfecta y limitada. Y, mientras viva en la tierra es capaz de crecer en la caridad y en la comprensión del misterio hasta su muerte, que si es en gracia, culmina con la Visión Beatífica; donde el recipiente estará completo, pero sigue siendo recipiente limitado.

Intr. Teología XI. Objeto de la Teología.


II.4. Objeto de la teología:

Es la ciencia de Dios Uno y Trino: Trata de Dios "sub ratione Deitatis".

Se diferencia de la Teodicea en cuanto esta última estudia a Dios como causa primera, mientras que la Teología a Dios en sí mismo, en cuanto se ha revelado a los hombres y les ha hecho accesible su intimidad: "A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, Él lo ha comunicado" (San Juan 1, 18).

Se centra en lo que Dios ha revelado de sí mismo y de su acción a favor de los hombres (su Encarnación, Vida oculta, Vida pública, Muerte, Resurrección, los Sacramentos, la Vida de la Gracia, etc.). “A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, Él lo ha comunicado” (San Juan 1, 18).

En resumen, la teología trata de:

  • Dios en sí mismo.
  • Dios como principio y fin de todas las cosas.
  • Las criaturas en relación a Dios, en especial el hombre y el Plan de Salvación.

Toda ciencia humana y realidad humana se ilumina desde la fe, pero no se sustituye, si bien se perfecciona. Ejemplo: la caridad modifica y sublima las relaciones humanas. La teología, viendo con los ojos de Dios, da nuevas luces también a los problemas humanos, introduce la caridad y la misericordia que son el aceite para las relaciones entre los pueblos y la luz que ilumina lo que Dios pide a cada persona, como dice el Concilio Vaticano II, Const. Dogmática Gaudium et Spes: ".. Afirma además la Iglesia que bajo la superficie de lo cambiante hay muchas cosas permanentes, que tienen su último fundamento en Cristo, quien existe ayer, hoy y para siempre. Bajo la luz de Cristo, imagen de Dios invisible, primogénito de toda la creación, el Concilio habla a todos para esclarecer el misterio del hombre y para cooperar en el hallazgo de soluciones que respondan a los principales problemas de nuestra época”.

Hay que tener en cuanta que la teología resalta el valor especial del hombre: Es imagen de Dios, y Dios se Encarna para redimirlo. "Tanto amó Dios a los hombres que les envió a su Hijo para que les redimiese muriendo y en muerte de Cruz".

Intr. Teología X. Fe, razón y lenguaje.


II.3. Fe, razón y lenguaje como presupuestos de la teología:

La Teología une fe y razón, es la fe pensada.

Errores contrarios a la armonía fe y razón:

Ateismo: al negar a Dios imposibilita cualquier acercamiento a su Revelación.

Agnosticismo: en duda sobre su existencia.

  • Deísmo: Dios lejano, no influye en la vida de los hombres, es un ateismo práctico.
  • Fideísmo (descuida la razón).
  • Racionalismo (descuida la fe).

Filosofías que desgajan la armonía de fe y razón:

Escoto con la definición de la Omnipotencia absoluta de Dios (donde el querer de Dios puede todo aunque implique contradicción), el Nominalismo de Ockam (al desaparecer el concepto de sustancia y la analogía y radicalizar la omnipotencia de Dios hasta poder querer el mal), Descartes, Espinoza, Kant, Hegel, Marx, Nietsche, etc.

Reduccionismo de la teología protestante:

Lutero independizando la acción del hombre de la Providencia divina en su predestinación.

Karl Barth (1886-1968) y la reacción ante la visión exclusivamente antropologética de Dios a la que había llegado el Protestantismo, si bien no resuelve la posibilidad de llegar a su transcendencia.

Proceso del ejercicio armónico de la fe y la razón:

  • Concilio de Nicea (año 325): Al definir la doctrina cristológica contra Arrio, que pretendía adaptar la fe al pensamiento platónico. Arrio habla de una trinidad de hipóstasis en Dios, jerarquizadas, en armonía con la teoría de las emanaciones platónicas. El concilio define que las tres hipóstasis son consustanciales, Cristo es consustancial al Padre, “igual en cuanto a la Divinidad, de la misma Naturaleza que el Padre, inferior en cuanto a la humanidad”.
  • Proceso de asunción de la filosofía aristotélica, manifestado en las Bulas de Gregorio IX de 1228, Ab Egyptiis, dirigida a la Universidad de París, y de abril de 1231 al abad de San Víctor. Manifiesta su preocupación por el incorrecto uso de la filosofía aristotélica, y, al tiempo, va reduciendo las prohibiciones que sobre ella había hecho la Universidad de París en 1210. El hecho es la transmisión de los libros de Aristóteles a través de los pensadores judíos y musulmanes (Maimónides, Aberroes, etc.). El culmen llega con Santo Tomás que, con una buen traducción del filósofo llega a una armonía casi perfecta entre fe y razón.
  • Siglo XIX: Reacción de la Iglesia ante el fideísmo de Louis Bautain (1796-1867) y el tradicionalismo de Agustín Bonnetty (1798-1879), y –con posterioridad- ante el semirracionalismo de Jorge Hermes (1775-1867) y Antonio Günther (1783-1863), que son fruto del pesimismo cristiano ante los frutos nefastos de la revolución francesa con la exaltación del Racionalismo.

La Iglesia muestra que es posible la armonía entre fe y razón, ver la Encíclica “Qui Pluribus” (1846) de Pío IX tratando de la armonía fe y razón; y alocución “Singulari quedam” (1854).

Posteriormente el Concilio Vaticano I (1869-1870), capítulo IV: en la Constitución Dogmática sobre la fe católica abunda sobre el tema: "Y, ciertamente, la razón ilustrada por la fe, cuando busca cuidadosa, pía y sobriamente, alcanza por don de Dios alguna inteligencia, y muy fructuosa, de los misterios, ora por analogía de lo que naturalmente conoce, ora por la conexión de los misterios mismos entre sí y con el fin último del hombre; nunca, sin embargo, se vuelve idónea para entenderlos totalmente, a la manera de las verdades que constituyen su propio objeto. Porque los misterios divinos, por su propia naturaleza, de tal manera sobrepasan el entendimiento creado que, aun enseñados por la revelación y aceptados por la fe; siguen, no obstante, encubiertos por el velo de la misma fe y envueltos de cierta oscuridad, mientras en esta vida mortal peregrinamos lejos del Señor; pues por fe caminamos y no por visión”.

  • Siglo XX: Recuperación de la figura de Santo Tomás por Pablo VI realzando su figura y mostrando el equilibrio que este santo realizó en lo referente a la relación fe y razón. También nuestro Padre comentaba que si bien tenemos libertad teológica, debemos partir de un conocimiento profundo de la doctrina de Santo Tomás que sigue siendo actual y un gran don para la Iglesia.

  • Finalmente, el mismo Juan Pablo II en la Encíclica "Fides et Ratio" (14.IX.1998) muestra tanto el reto que tiene la teología para armonizar fe y razón como los logros que realizó Santo Tomás de Aquino. (nº 36): “... Fue tarea de los padres de la filosofía mostrar el vínculo entre la razón y la religión. Dirigiendo la mirada hacia los principios universales, no se contentaron con los mitos antiguos, sino que quisieron dar fundamento racional a su creencia en la divinidad. Se inició así un camino que, abandonando las tradiciones antiguas particulares, se abría a un proceso más conforme a las exigencias de la razón universal. (...). Sobre esta base los Padres de la Iglesia comenzaron un diálogo fecundo con los filósofos antiguos, abriendo el camino al anuncio y a la comprensión del Dios de Jesucristo”.

Respecto a Santo Tomás de Aquino indica Juan Pablo II: Un puesto singular en este largo camino corresponde a santo Tomás, no sólo por el contenido de su doctrina, sino también por la relación dialogal que supo establecer con el pensamiento árabe y hebreo de su tiempo. En una época en la que los pensadores cristianos descubrieron los tesoros de la filosofía antigua, y más concretamente aristotélica, tuvo el gran mérito de destacar la armonía que existe entre la razón y la fe. Argumentaba que la luz de la razón y la luz de la fe proceden ambas de Dios; por tanto, no pueden contradecirse entre sí.

Precisión terminológica en la filosofía para hacer una buena teología:

No es indiferente la precisión de los términos filosóficos para hacer una sana teología. Hay bastantes que se han tenido que precisar para salvaguardar el contenido de la fe, como por ejemplo:

  • Naturaleza.
  • Persona.
  • Sustancia.
  • Causa.
  • Materia y forma.
  • Relación.
  • Analogía

Utilidad del lenguaje para el conocimiento teológico:

Dios habla con los hombres utilizando el vínculo del lenguaje, que se convierte en vehículo de la revelación y se expresa a través de los Lenguajes bíblico, teológico y litúrgico.

Modos del lenguaje litúrgico:

  • Palabras y silencios.
  • Imágenes (ver II Concilio de Nicea del 787 y la defensa de las imágenes por San Juan Damasceno en plena presión del Islam sobre el oriente cristiano).
  • Gestos y posturas.
  • Ornamentos, templo, etc.

Intr. Teología IX. Dos caminos para llegar a Dios


II.2. Dos caminos para llegar a Dios:

  • Vía racional y discursiva: la teología.
  • Vía mística y contemplativa: fruto de la vida interior. En esta vía todo lo pone Dios, pero no esperes que el Señor “por vago y holgazán te vaya a dar ciencia infusa”.

El Señor puede iluminar el alma con mayores certezas que las que se alcanzan en el ejercicio de la Teología.

La Teología patrística es en primer lugar una confesión de fe.

La Teología está vinculada profundamente a la vida de la Iglesia.

La Teología está al servicio de la Iglesia, de ahí sus responsabilidades y límites.

El Teólogo es primero miembro de la Iglesia, a la que debe servir gratuitamente.

El público de la Teología es, en primer lugar, la Comunidad Cristiana, pero también el mundo de la cultura, de la inteligencia, y toda la sociedad humana.

Intr. Teología VIII. Noción de teología.

II. Naturaleza de la Teología:

II.1. Noción de teología:

Definición: Ciencia en la que la razón del creyente, guiada por la fe teologal, se esfuerza en comprender mejor los misterios revelados en sí mismos y en sus consecuencias para la existencia humana.

Surge de la reflexión intelectual del creyente que trata de comprender más profundamente la Palabra de Dios y de exponerla de manera ordenada y sistemática, en base a la Sagrada Escritura, la Tradición de la Iglesia y la razón iluminada por la fe.

Supone inteligencia, amor a Dios y humildad. Dice San Anselmo de Cantorbery (1033-1109): “el creyente no debe discutir la fe, pero manteniéndola siempre firme, amándola y viviendo conforme a ella, puede humildemente, y en la medida de lo posible, buscar las razones por las que la fe es como es. Si consigue entender, lo agradecerá a Dios, si no lo consigue, se someterá y la venerará”.

Decía el fundador del Opus Dei que daba muchas gracias a Dios cuando el Señor le daba una luz para atisbar sus misterios, pero daba aún mas gracias cuando no lo entendía, porque qué grande es Dios para que pueda caber en nuestra pobre cabeza de criatura.

La teología presupone:

  • La fe en el Dios vivo de la Revelación judeo-cristiana.
  • La capacidad del ejercicio de la razón para profundizar, a la luz de la fe, en las verdades reveladas. "Fides quaerens intelectum" según San Anselmo de Canterbury. "intellige ut credas, crede ut intelligas" según San Agustín. "Si no creéis no entenderéis", según San Anselmo.
  • Una continuidad entre la Teología cristiana y la actividad intelectual del hombre.
  • El ejercicio espontáneo de la teología a través de la vida cristiana y del ejercicio de la piedad, del mismo modo que existe una sabiduría natural humana que está debajo de la sabiduría filosófica.

Eusebio de Cesarea utiliza por primera vez el término "teología eclesiástica", con lo que se puede decir que comienza la ciencia teológica separada de la teodicea de los filósofos paganos.

Sobre la fe y la teología se puede decir que la fe:

  • Se profesa en el Credo.
  • Se celebra en la liturgia de los Sacramentos.
  • Se vive en la existencia cristiana.
  • Se piensa en la teología.

viernes, octubre 06, 2006

Intr. Teología VII. La fe y la teología

Y terminando este apartado, nos encontramos que la Teología, al ser la ciencia de lo que Dios ha revelado, no es la ciencia de "mi opinión" o de "mi gusto", es una ciencia "exacta" en el sentido de que se busca una Verdad objetiva, una Verdad que, en lo fundamental para la salvación, se puede alcanzar por todo cristiano y que el Teólogo, con su inteligencia (don de Dios) debe facilitar en su conocimiento y en su vida. Será mejor teólogo el sabio más santo. Ciencia y fe van de la mano.

Introducción a la Teología VII:

I.6. La fe, el germen de la Teología:


Necesaria para el desarrollo de la ciencia teológica.

El dato revelado (los artículos de fe) constituye el fundamento y la materia prima de la teología: no inventa los datos, los recibe de la comunidad eclesial.

La Teología es la ciencia de la fe.

Los primeros principios de la ciencia teológica son la Verdad Revelada, el depósito de la fe, del que vela el Magisterio.

Es necesaria la actitud de humildad: no se lo que yo opino... sino lo que Dios ha revelado: precisa abrirse humildemente a la luz de Dios. Dice Juan Pablo II en la Encíclica “Fides et Ratio” (junio 1998), en el Proemio: La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo.

Intr. Teología VI: Sobre el acto de fe

¿Cómo interviene Dios y el hombre en el acto de fe? Realmente es un acto sorprendente de Dios que requiere una actitur de profunda humildad de la inteligencia y de la voluntad. La inteligencia creada se rinde al Creador. La voluntad creada se somete gustosa a la Voluntad divina que sólo busca su bien. Y así el hombre sale más sabio y más libre. Entra en la dimensión de lo que se ve y vive con los ojos y la vida de Dios.

Introducción a la Teología VI

I.5. Características del Acto de fe:

a) Es un asentimiento de la voluntad; (Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática sobre la fe católica): “Por la fe creemos ser verdadero lo que nos ha sido revelado por Dios, y lo creemos no por la intrínseca verdad de las cosas, percibidas por la ley natural de la razón, sino por la autoridad del mismo Dios que se revela, que no puede engañarse ni engañarnos”.

Es conocimiento cierto, no mera opinión. Se basa en la autoridad del que revela, que es Dios, quien no puede ni engañarse ni engañarnos. La certeza de la fe está más garantizada que la certeza científica.

b) Es un acto libre e incondicional por el que el hombre se confía libre y totalmente a Dios.

c) No se opone a la razón: No plantea ni supersticiones ni extravagancias.

d) Es un don gratuito y sobrenatural.

e) Implica coherencia de vida: es para la vida; (Camino nº 579): “Fe –Da pena ver de qué abundante manera la tienen en su boca muchos cristianos, y con qué poca abundancia la ponen en sus obras.
-No parece sino que es virtud para predicarla, y no para practicarla”.

Supone una vida de imitar a Jesucristo, e incoa la vida celeste en la tierra.

Intr. Teología V. La fe y la revelación.

En la fe tanto Dios como el hombre tienen mucho que ver. Sin querer no creeremos. Sin la gracia (que no nos faltará) no podríamos creer. Dios, que nos creó libres no nos salvará contra nuestra libertad. Dios que es misericordioso, no dejará de hablar al que le busca con sincero corazón.


Introducción a la Teología (V)

I.4. Los dos sentidos del vocablo fe:

a) Virtud sobrenatural: se refiere al Acto de fe y al Contenido de la fe.

b) Acto de la virtud sobrenatural: es la adhesión libre, auxiliada por la gracia a las verdades que Dios nos ha revelado, no por la verdad extrínseca de lo que se manifiesta, sino por la autoridad de Aquél que revela.

El acto de fe supone:

· Un testigo a quien se cree
· Un sujeto que cree, hay una relación interpersonal.
· Una proposición que se presenta al asentimiento como verdadera.
· Una razón para el asentimiento basada tanto en la autoridad del testigo como en la coherencia de lo revelado.
· Un acto de la voluntad. Se cree porque se quiere creer. Se ejercita la libertad.
· En el caso de la fe sobrenatural: un auxilio divino para elevar la inteligencia y la voluntad y prestar el asentimiento.

Cuando Dios revela hay que prestarle la obediencia de la fe. Constitución Dei Verbum nº 5: "Cuando Dios revela hay que prestarle "la obediencia de la fe", por la que el hombre se confía libre y totalmente a Dios prestando "a Dios revelador el homenaje del entendimiento y de la voluntad", y asistiendo voluntariamente a la revelación hecha por El. Para profesar esta fe es necesaria la gracia de Dios, que proviene y ayuda, a los auxilios internos del Espíritu Santo, el cual mueve el corazón y lo convierte a Dios, abre los ojos de la mente y da "a todos la suavidad en el aceptar y creer la verdad". Y para que la inteligencia de la revelación sea más profunda, el mismo Espíritu Santo perfecciona constantemente la fe por medio de sus dones".

Ejemplo de la fe de Abraham: Génesis 12, 1-9: “Yahvé dijo a Abraham: vete de tu tierra y de tu patria a la tierra que yo te mostraré. Haré de ti una nación grande y te bendeciré. Marchó Abraham tal como le había dicho Yahvé”.

· Abraham oye la palabra de Dios.
· Abraham percibe la autoridad de quien habla.
· Acepta lo que se le dice: asiente a la verdad revelada.
· Obedece: se pone en camino. Pone en práctica su fe.

Jesucristo pide a sus discípulos fe en El, y como consecuencia de ello les pide que le sigan: “Venid conmigo y haré de vosotros pescadores de hombres” (Mc 1,17); “Vio a Leví... y le dice: Sígueme” (Mc 10,21).

San Pablo muestra que la fe supone: aceptar el mensaje de Cristo, un mensaje no evidente por sí (escándalo para los judíos y locura para los gentiles), y que lleva a manifestarse de modo externo, a dar testimonio de la fe.

San Juan muestra cómo la fe supone un impulso interior para reconocer a Cristo como Mesías. Además es la incoación de la vida eterna.